🔊 Escucha a Julieta contándote este POST:

La decisión está tomada, ¡nos casamos!

Y es una noticia que no puedo callarme (como si pudiera estar callada muy a menudo, jejeje). Pero mi duda es ¿cuándo puedo empezar a decir que me caso? Además, ¡quiero hacerlo de forma ORIGINAL!

Me caso… ¡y ahora toca decirlo! Cierto que tengo la pedida de mano, pero necesito hacerlo más real. Quiero gritar a los cuatro vientos la noticia de nuestra boda… así, en plan Titanic, en la proa del barco.

Pero mi chico dice que esperemos un poco para decírselo a la familia. Bien, creo que tiene razón. Pero…

Por fin veo que se acerca el momento de anunciarlo

¡Menos mal que mis mejores amigas técnicamente no son de la familia! Así que hoy quedé con ellas para soltarles el bombazo de nuestra boda. Llegó el momento de decir que me caso. 🙂

Cuándo NO decir que me caso

Pero antes, me estudié bien las situaciones en las que NO debo decir nunca que me caso. Benditos los chicos de Bodas.net (sospecho que entre esta página y yo existirán grandes momentos):

  • No debo anunciarlo en la boda de una amiga. Correcto. Hoy no se casa ninguna de ellas.
  • Tengo que evitar decirlo cuando me den una mala noticia. Todo en orden; todo está bien, de lo contrario ya me lo hubiesen contado por Whatsapp.
  • Solo contarlo cuando sea oficial. Efectivamente, y más a partir de hoy. Nunca será más oficial.
  • Evitar las redes sociales, debe ser una noticia personal. La cafetería no es una red social. Punto para mí.
  • Que ni se me ocurra soltarlo en una reunión de trabajo. Bien: hoy toca noche de cañas y está prohibido hablar de trabajo.

Ahora solo me queda reunirlas

Ellas están siempre dispuestas y siempre quedamos sin necesitar ninguna excusa, pero hoy le propuse reunirnos para grabar un vídeo para subir a Instagram.

¡Mi sorpresa está en marcha! Quedamos en una cafetería y nos pedimos unas cañas… ¡¡Estas chicas no se enteran de nada y yo estoy más nerviosa que Frodo en una joyería!!

¡Que se me escapa…!

Entre charla y charla ponemos la cámara delantera, en «modo selfie», le damos al botón y nos empezamos a mirar todas sin saber qué decir exactamente en el vídeo…

Bien, llega el momento de decir que me caso. Ha llegado mi momento. ¡Ahora es momento de que entre en escena la actriz principal!

«CHICAS, ¡¡¡QUE ME CASO!!!»

De repente, en la pantalla del móvil, empiezo a ver caras de sorpresa. Y alguna de las que seguía atusándose el pelo, mira a cámara sin enterarse de qué iba la historia (¿a que vosotras también tenéis una amiga así?). Tengo  que volver a gritar: «¡¡QUE SÍ, QUE ME CASO!!».

Se giran hacia mí y me preguntan si les estoy tomando el pelo. Al decirles que no, empiezan a preguntarme un montón de cosas todas a la vez: «¿CUÁNDO?», «¿DÓNDE?», «¿CON QUIÉN?» (vale, esto último no me lo preguntaron, quizás exagero un poco), «¿PODEMOS SER LAS DAMAS DE HONOR?». ¡Qué locura!

Ahora a celebrar 🥂

Después de muchos abrazos, besos y brindis, ¿sabéis qué?, que me quedo con el mejor recuerdo. ¡¡Tengo un vídeo en el que le digo a mis mejores amigas que me caso!!

Hay una cosa que está clara: no importa cuándo digas que te casas, lo importante es que lo hagas de una manera en que lo recuerdes toda tu vida.

Fdo.: Julieta 💖

Si tú también crees que tu boda es algo que quieres recordar toda tu vida, nosotros tenemos lo que necesitas: ¡¡rellena el formulario y te informamos!!