Para que la boda sea divertida es imprescindible que los novios también lo sean, y si por encima, la familia se apunta.

Un novio divertido.