Que el cura salga a saludar al novio antes de entrar en la iglesia… no tiene precio. Todavía quedan algunos que son agradables, simpáticos, amables, educados y que hacen que la misa en una boda se convierta en el principio de la celebración del Gran Día!! Para todos ellos, gracias.

Que el cura salga a saludar al novio antes de entrar en la iglesia... no tiene precio.